Skip to content
Guiada

Vuela menos: ¿hasta dónde llegarás?

Aparecido en los años 90 en Francia, el turismo sostenible es una solución a los males causados ​​por la industria turística. Su objetivo: compatibilizar la mejora de las condiciones ambientales y sociales derivadas del desarrollo turístico con el mantenimiento de las capacidades de desarrollo para las generaciones futuras.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) lo define como “Un turismo que tenga plenamente en cuenta sus impactos económicos, sociales y ambientales actuales y futuros, respondiendo a las necesidades de visitantes, profesionales, medio ambiente y comunidades de acogida”. Viajar de manera sostenible es como comer orgánico. Es lo mejor para todos.

Existen etiquetas y asociaciones (ATR, acto de turismo responsable, ATES, Asociación de turismo justo, ATD, actores del turismo sostenible) que defienden valores de respeto, intercambio justo y configurar tarjetas para promocionar buenas prácticas turísticas y mejorar los impactos económicos, sociales y ambientales.

Los límites del turismo sostenible:

1. Sostenible, responsable, unido … El turismo sostenible es a veces menos justo que etiquetable. Durable y también un tema de marketing Vender destinos del fin del mundo a un target sensible a los valores ambientales (que corresponde, bueno, a las categorías socioprofesionales más pudientes). Como Sylvie Tsitsic, directora y editora en jefe de Touriscopy, “Cuando usamos el aire acondicionado, cuando llegamos a la piscina, etc … ¿estamos en estos patrones? Todavía hay algún tipo de inconsistencia”.

2. Y agregue: “Cuando haces un viaje y te subes a un avión y sabes que el transporte aéreo sigue siendo responsable de la mayoría de las emisiones de CO2, ¿es parte de un programa de turismo responsable o no?” entorno de un sitio que ofrece a sus eco-viajeros salir de forma responsable, sostenible y solidaria a Tahití, Seychelles, Groenlandia o Islandia…?

Todo el problema está ahí: cuestionar el modelo de viajes lejanos centrado en todos los aviones, es cuestionar la existencia misma de los turoperadores tal como existen hoy. No hemos visto la rama en la que estamos sentados.

Como dice Rodolphe Christin al micrófono de Grain à Moudre (demasiados turistas están matando el turismo, la cultura francesa):

“Hoy el desarrollo de la industria turística se basa en salidas cada vez más frecuentes, para destinos lejanos y para estancias cada vez más cortas. Entonces se basa en el desarrollo del avión, por lo que si al final de este viaje el destino es ir a un campo en Casamance, probablemente sea mejor que cualquier otra cosa, pero eso no resuelve el problema desde mi punto de vista. “

Si la aviación es el principal emisor de gases de efecto invernadero en la ecuación del turismo, ¿no debería encontrarse la solución del lado de los fabricantes de aviones y de la industria de la aviación?

comparte
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Más información
Privacidad